Inicio > Internacional, Nacional, Política, Religión > Sin clientes no hay trata

Sin clientes no hay trata

Sin clientes no hay trata, es como decir muerto el perro se acabó la rabia. Y yo contestaría, podrán cortar todas las flores, pero no marchitarán la primavera.

No estaban pensadas para esto esas frases pero creo que se aplican cabalmente.

Condenar la prostitución y cerrar todos los cabarets, whiskerías o casas de tolerancia en nombre de la lucha contra la trata de personas no es más que otra cara de la misma moneda que prohíbe a las mujeres disponer de su cuerpo. Sin clientes no hay trata es una frase funcional a la moral católica que ha vuelto a las mujeres esclavas y las ha tratado como estúpidas incapaces. Es la misma moral que prohíbe el aborto o que pone el grito en el cielo porque Angelina Jollie se hace una mastectomía preventiva, la misma que se escandaliza si una mujer decide no tener hijos.

Creer que persiguiendo, cerrando y condenando van a frenarlo es risueño, pensar que van a lograr detener la prostitución apelando a la conciencia del consumidor “sin clientes no hay trata” es realmente tonto.

¿Y si una mujer se prostituye porque quiere? No todos los casos de prostitución son consecuencia de la trata de personas, es un negocio rentable, aun para aquella que se prostituye en un local al que le deja un porcentaje.

Una vez, siendo estudiante, con un amigo decidimos ayudar a un grupo de vecinas paraguayas que ejercían la prostitución, queríamos que consigan la nacionalidad para poder aspirar a otra clase de trabajo. Fue imposible, ganaban mucho dinero y no querían ser secretarias o cajeras de supermercados.

Se relacionan mucho, muchísimo, pero prostitución y trata son dos cosas distintas.

Creo que es momento de encarar la cuestión desde otro punto de vista. Es hora de que los cabarets dejen de ser lugares semi-clandestinos, ocultos, marginales. Llegó la hora de que sean legales, regulados, que la gente sepa que están ahí y que las chicas que trabajan, lo hagan por decisión, que tengan que registrarse como cualquier trabajador en blanco, que tengan aportes jubilatorios, obra social, vacaciones pagas si son empleadas o que tengan monotributo. Controles sanitarios que le permitan cuidar su salud y la de sus clientes, etc.

Es hora que dejemos de hacernos los tontos, mirar para otro lado o condenar lo que no compartimos. La prostitución está ahí, hace años que está ahí, y la trata se hace posible por la clandestinidad en que se ejerce. Basta de condenar la prostitución y a la prostituta, basta de mirar sobre el hombro a la mujer que trabaja con el cuerpo ¿O les parece muy distinto poner la concha que poner la espalda para hacer mudanzas? ¿Es mejor quien hombrea bolsas en el puerto y termina con ART que quien dispone de sus órganos sexuales para ganar dinero?

Separemos trata y prostitución, regulemos la prostitución, saquémosla a la luz del día, y la trata dejará de ser posible.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: