Inicio > Filosofía > La burocracia

La burocracia

Hoy, como tantas otras veces, como a tantos les toca, tuve que hacer un trámite.
Sacar un número para que me den otro, concurrir con una documentación que no me pidieron y volver a buscar otra que en ningún lado figuraba.
La burocracia se instaló como raíz de la democracia, garantizando la posibilidad de rever, de revisar los pasos de un procedimiento. Permite el control y debería garantizar la igualdad y la transparencia.
El problema es cuando la burocracia se convierte en lo que literalmente significa “el gobierno de la oficina”.
El sentido común es dejado de lado y se reemplaza por una serie de pasos estandarizados que garantizan un fin determinado.
La burocracia impide el raciocinio, no deja pensar y ahoga al solicitante, mientras convierte a quien está detrás del escritorio en una máquina de pedir o de impedir.
Para los “poderosos” Mariano Grondona lo dejó bien claro, la corrupción en pequeña medida y controlada es conveniente porque “aceita los engranajes de la burocracia”.
Para los demás, simples mortales, para quien no puede o no quiere ser corrupto, a morder con fuerza y armarse de paciencia, que la vida es larga y está llena de trámites en el camino.

Categorías:Filosofía Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: