Inicio > Filosofía, Política > Bahía Blanca II, el regreso

Bahía Blanca II, el regreso

Como algunos sabrán tuve que volver a Bahía Blanca. Además de trabajar me dediqué a caminar un poco, así que este post se va a dividir en dos, en la calle y en el trabajo.

En la calle

Bahía Blanca es un pueblo que creció mucho, parece una ciudad, tiene muchos habitantes, pero sigue siendo un pueblo, la gente se conoce, los vecinos charlan entre sí, etc., etc., etc.

Sin embargo ha adquirido algunas características de las grandes ciudades: La pobreza.

Es llamativo el contraste que se da en la ciudad. Una oligarquía elitista camina por las calles mirando sobre el hombro al resto, halagándose la ropa o el auto nuevo, oliendo a Francia o a EEUU, comprando como Inglaterra cosas de Japón o China. entre medio, invisibles los pobres andan con la cabeza gacha, pasando desapercibidos para el que admira el primer mundo montado en los negocios. En lo que tardamos en tomar una cerveza (cualquiera sabrá que no es mucho tiempo) pasaron cuatro chicos, uno vendiendo curitas, uno linternas y otros dos pidiendo plata directamente. Ninguno llegaba a los 10 años.

Debajo de los árboles había gente durmiendo, mirando la gente pasar, mendigando, esperando que dejen unas papas fritas en la mesa del bar para tratar de “robarlas”.

Una ciudad hermosa, cuando quieran hacer turismo….

En el trabajo

Lo que pasó en el trabajo me dio una pauta: las cosas no van a cambiar, están condenados a seguir así.

Me llamaba la atención en los estudiantes de abogacía y abogados de la UNS (Universidad Nacional del Sur) -que es pública-, que a ninguno le guste filosofía no sociología, a todos les gustaba el derecho penal. Indignado por la situación agregué una pregunta: ¿Que función cumple el derecho penal y cual debería cumplir?

Deberían haber visto las caras de esos chicos -y no tan chicos-. Ninguno dio una respuesta más o menos fundamentada. no sabían, lo que les gustaba era el poder del derecho penal, era el poder de decisión sobre la vida y libertad de otro sujeto.

La última entrevista fue la más rara de todas. La entrevistada, recién graduada de abogada había participado de una agrupación a-pseudo-filo-in-política ¿Cómo?

La agrupación en cuestión, en la Universidad, se llama “Generación” y, según los dichos de esta chica, tiene por fin eliminar, desterrar la política de la universidad. Casi le salto al cuello, pero le seguí preguntando. ¿Se presentan a elecciones? Si, se presentan, pero sus propuestas son acomodar los horarios o mejorar la entrada del edificio; se oponen a todo lo que no vaya directamente en beneficio del estudiante. Hasta ahí llegué con paciencia. ¿Que función cumple la Universidad? Formar profesionales fue su respuesta.

La universidad pública, gratuita tiene la función de formar profesionales, pero también de investigar para mejorar la sociedad. Cumple la función de otorgar movilidad social y permitir que un empleado, un trabajador pueda llegar a ser profesional (en otros países algo impensado).

Está bien me dijo, pero nosotros no oponemos a que se vayan a pintar colegios o a trabajar en los barrios.

Cuando uno trabaja en un colegio o en un barrio, piensaen ayudar a esas personas a cumplir su sueño, en que puedan seguir su vocación y, que quien quiera ser abogado que lo sea, y el que quiera ser arquitecto, ingeniero, psicólogo….

Después de graduado la universidad debe seguir a los profesionales y ver que falencias hubo en la formación, que necesita la sociedad (para otros el mercado) o lo que sea.

Nos oponemos a la política. ¿Que es la política? dije

¿Lo que se ve hoy? Me preguntó.

Comprendí que esa chica, 7 veces asambleísta no entendía nada de nada.

Abrir una Universidad Pública en Bahía Blanca es un decisión política.

Darle presupuesto es una decisión política.

Elegir el plan de estudio y el contenido de cada asignatura es política.

Tomar examen de ingreso es política.

Hacer pasantías es política.

Podés pensar como yo o de forma totalmente opuesta, pero lo que tenés que entender es que estás haciendo política, y que en tu negación estás llevando adelante una ideología de la cual no sos conciente pero sos funcional.

La chica miraba para abajo. Los otros entrevistadores me miraban y asentían. Al lado de la puerta había otros entrevistadores que se acercaron a ver que era el revuelo ese, y a mí se me hinchaba cada vez más una vena en el cuello.

Al otro día, volviendo en la camioneta seguía pensando en cosas que le podría haber dicho. No creo que me haya entendido, forman lso profesionales así, robots autómatas que hacen lo que le dicen y no piensan. El derecho penal para ellos es la biblia y no saben porque se castiga una conducta o porque se deja de castigar otra.

Por lo pronto he decidido no volver a Bahía Blanca. Espero que por un buen tiempo.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: